Programas Iniciales Programas Avanzados Consultoría BLOG Quiero suscribirme!

¿Cómo ser positivo cuando todo va mal?

Jul 27, 2021

Todos sabemos que es fácil sonreír cuando las cosas nos salen a pedir de boca.

Pero… ¿Es posible mantenerse positivo cuando nada nos sale como nos gustaría?

 

Todos sabemos la teoría de que la vida es un ir y venir de situaciones que a veces nos hacen sonreír y otras, nos enfrentan a una realidad que no nos gusta.

Qué poco nos sirven en estos casos todas esas cosas que leemos sobre hacer afirmaciones, tener buen humor o hacer de cuenta que lo malo no sucede, verdad?

 

Ser positivo no es una habilidad innata. Se practica.

Pero no a fuerza de repetir afirmaciones inconsistentes a las que nuestro cerebro cuestiona porque no las cree, o porque se contraponen a lo que vemos como realidad.

 

Generalmente la negatividad aflora cuando no vemos resultados (o por lo menos, no vemos los que esperamos).

Poner el foco sólo en los resultados hace que nos perdamos en el camino los pequeños logros que harán que esos resultados lleguen.

 

Quiero darte algunos TIPS para evitar caer en la negatividad que produce la falta de resultados.

 

TIP #1:  No pongas todo tu foco exclusivamente en el resultado final.

Lo que quieres no se consigue por arte de magia.  Es un camino, un paso a paso que hay que ir recorriendo.  En ese camino tienes otros hitos que cumplir.

Cuando sientas que es necesario un shot de positividad, focalízate en esos pequeños logros e identifica con claridad lo que vas consiguiendo.

Es muy útil llevar algún tipo de “dashboard” o “agenda” que te ayude a identificar qué cosas son las que ya has conseguido.

El cerebro activa el sistema de recompensa inmediatamente y eso hace que te sientas mejor, 

Al sentirte mejor, se modifican tus conductas y con ello tus creencias.  Tu mentalidad es determinante a la hora de conseguir resultados pero lo es, en la medida en que la reacción sea real.  Esto no sucede cuando sólo repites como un loro una afirmación que en ese momento no conecta con tu estado emocional.

 

TIP #2: Recuérdate quién eres y cómo has llegado hasta aquí.

Sumergidos en los vaivenes del día a día, es habitual dejarnos llevar por lo urgente y dejar de reparar en lo importante.

Es difícil hacer que deje de girar la rueda de la vida en la que vivimos hoy.  

Es necesario hacer un esfuerzo grande para detenerla.

Mirarnos hacia adentro pero desde fuera es un buen camino para volver a tomar consciencia de nuestras capacidades.  Saber qué hicimos para estar hoy aquí.

Esa perspectiva activa nuestra autoestima.  

Cada una de nuestras acciones de hoy crea el lugar en el que vamos a estar mañana.

Recuerda todo lo bueno que has hecho que te trajo hasta aquí.  Y también todo lo malo, para no tropezar dos veces con la misma piedra.

Esto aumentará tu reconocimiento personal y te permitirá alejarte de esa negatividad que invade.

 

TIP #3: Utiliza tus hábitos para atraer el optimismo.

Un pensamiento genera una acción y una acción genera un hábito.

Tomar consciencia de lo que pensamos y de lo que hacemos a diario nos ayudará a crear hábitos que fortalezcan nuestros estados de ánimo.

La actividad física, la buena alimentación y los buenos pensamientos son los tres pilares fundamentales de tu optimismo.

Necesitas cultivarlos diariamente porque los hábitos tardan en crearse y como somos débiles, solemos caer en la tentación de abandonar nuestras acciones con frecuencia.  De esta manera, el hábito no se consigue y un estado mental centrado y  saludable tampoco.

Estas acciones también tienen que formar parte de tu agenda diaria y ser respetadas de igual manera que respetas tus reuniones de trabajo.

 

Para poder liderar a otros, es necesario primero, poder LIDERARSE A SÍ MISMO.

 

Close

¿Dónde quieres recibir el ebook?