Programas Iniciales Programas Avanzados Consultoría BLOG Quiero suscribirme!

El retiro no es el final!

Sep 01, 2021

¿Ya eres senior y temes que vengan a decirte que llegó la hora de retirarte?  

En mi opinión personal, ser "senior" tiene que ver con la experiencia pero sinceramente, no me gusta nada asociarlo a la edad (aunque así se hace generalmente). 

Por eso, me declaro oficialmente  "agnóstica etárea".  

¿Qué es ser una agnóstica etárea?

Pues, es alguien que no cree (eso es ser agnóstico), que la edad (etárea) determine lo que puedo o no puedo hacer.

 

La sociedad occidental  suele etiquetarnos por lo que se ve de nosotros, más que por lo que somos

Así es como vivimos entre comentarios como: "eres gordo", "estás muy delgada", "te has puesto viejo" o... "aún eres demasiado joven".

Como si ésto fuera poco, la "supuesta juventud" tiene un rango etáreo que depende del gusto del consumidor.

Y digo “supuesta juventud” porque la percepción de alguien de 18 años, es que aquel que tiene 40, ya no es joven.   Luego, a medida que avanzamos en años, esa brecha se va achicando.

Por lo tanto, el concepto de “juventud” está asociado a la percepción que tengamos, dependiendo del momento de la vida en el que estemos y desde luego, es un concepto que está muy sobrevaluado.

La publicidad se ha ocupado mucho de ello haciéndonos creer que  todo lo bueno pasa sólo cuando eres joven.

¿Te has dado cuenta que no hay anuncios que hagan referencia a las frustraciones que viven los “supuestos jóvenes”?

Te aseguro que esas frustraciones existen, y son muchas!

 

El cerebro sólo se rige por dos sistemas: 

1) el de conseguir PLACER.

2) el de evitar DOLOR.

Si te fijas, la publicidad orientada a la juventud (desde el punto de vista etáreo), siempre está asociada al placer.  

Por lo tanto, muestran grupos de personas disfrutando de la aventura, practicando deporte, saliendo de copas y sintiéndose absolutamente felices por todo lo que hacen.  No se ven señales de preocupación en ellos.

Sus miradas reflejan el brillo de un momento increíble en sus vidas  y parecen inmunizados al dolor, al fracaso, a la decepción y a la frustración.

¡Qué mentira tan grande! Verdad?  

Cuando hablas con estos grupos, notas que hay, en muchos de ellos, cierta frustración por ejemplo, por no poder acceder a una vivienda como a la que accedieron sus padres a su misma edad, o porque se les hace difícil controlar y educar a sus hijos, o están cansados para hacerlo cuando llegan de trabajar, o porque el nombramiento por el que vienen trabajando, no llega.

Total que, “de felicidad absoluta”, nada de nada (o muy poco).

 

Por el contrario, los anuncios dirigidos a los adultos mayores están en su mayoría, orientados a evitarles DOLOR.

 Así vemos montones de publicidades de medicamentos para las articulaciones, o para recuperar la tersura de una piel joven, residencias de la tercera edad, miradas algo perdidas, soledad y poco o nada de alegría.

Deberíamos ser más cuidadosos con lo que nos decimos a nosotros mismos, cuando vemos o escuchamos estas cosas, porque el lenguaje genera realidades.

Y esto que nos muestran tan frecuentemente, terminamos por creerlo y lo hacemos realidad en nuestras vidas. 

Por lo tanto, te miras al espejo y ya empiezas a imaginar por donde saldrá la próxima arruga, cuánto se te va a caer el pelo el próximo mes o si debes empezar a buscar un buen tinte porque ya ves demasiadas canas en tu cabeza.

Es decir, si siempre asociamos a los adultos con comportamientos vinculados a la "pérdida de...", o a la "falta de...",  y no nos ocupamos de relacionarlo con muchas de las cosas que sí se pueden hacer a esa edad, y que dan placer, llegaremos a adultos mayores replicando ese modelo de persona que va en caída libre, sin más aspiraciones ni entusiasmo, con pocas ganas de disfrute y menos capacidad para conseguirlo.

¿Es eso lo que quieres para ti dentro de unos años?

 

Como si ésto fuera poco, al existir una sobrevaluación de la “supuesta juventud”, esto ha ido en detrimento de la concepción general que se tiene sobre las habilidades que poseen los adultos mayores.

 

La cultura de "lo cambio por algo más nuevo" está golpeando fuerte en el mercado laboral.

Pero cuidado! "más nuevo" no siempre significa "mejor".  O tal vez, es "mejor" en algunos aspectos pero peor en otros.

 

El mercado laboral se ha llenado de prejuicios sobre las habilidades de los senior

Algunos piensan que como cuando nacieron no existía la tecnología como ahora, no tienen capacidad para asimilarla.

Sin embargo, parece que el mercado laboral no le diera tanta importancia a la falta de "habilidades blandas" de los "supuestos jóvenes" .  Esas habilidades que son tan necesarias a la hora de dirigir una empresa, un equipo de trabajo, interactuar con clientes o formar una familia y que ellos, al estar tan conectados con la tecnología, no han desarrollado mucho.

En Oriente, por le contrario, se tiene un respeto y una admiración muy grande por las personas adultas.  Más aún, si son mayores. 

Es simplemente una diferencia cultural.

 

Veo al mercado laboral de España con cierta preocupación por un tema que se ha vuelto recurrente en los últimos tiempos y que tiene que ver con el retiro de perfiles senior.

Vaya... que si has superado los 50 ó 55 años, no sólo ya no entras en el rango de selección de muchas de las búsquedas de personal que están abiertas, sino que además, en cualquier momento, puede llegarte la noticia de que la empresa en la que estás trabajando, quiere retirarte.

Esto hace que profesionales senior con una experiencia exquisita, se sientan infravalorados y que mermen sus aspiraciones de continuar brindando un servicio de excelencia al mercado laboral y a la sociedad en su conjunto.

¡Qué pena! verdad?

Hay datos importantes que el mercado parece no estar viendo, por ejemplo:

  • Los baby-boomers y la Generación X son las generaciones que mayor fortuna han acumulado en la historia de la humanidad.
  • Esta generación tiene actualmente, una capacidad de compra superior a los 15 billones de Dólares.
  • Más del 70% de los mayores de 60 años, está en perfecto estado físico y psíquico.
  • En la sociedad española, el rango etáreo de +60 será aun mayor en los próximos años.

Con éstos datos... ¿qué mejor que crear ofertas para estos potenciales clientes?

Esto provocaría un efecto dominó: habría mejores ofertas orientadas a un público con capacidad de compra, por ende, mayor consumo y empezaría a generarse un cambio cultural en la sociedad que nos permita adaptarnos a la nueva realidad.

Cuando hablo de "nueva realidad" no me refiero a la vida post-pandemia!

Me refiero a darnos cuenta que la esperanza de vida se ha prolongado de manera sustancial y que la conjunción "ciencia-hábitos" puede permitirle a los que hoy superan los 60 años, llegar a los 90 o a los 100 años con la misma facilidad con que antes se llegaba a los 70.

 

Por eso, EL RETIRO NO ES EL FINAL de nada.

Al igual que cuando terminas la universidad sabes que ha concluido una etapa pero que comienza otra, depende de cada uno de los mayores de 60 decidir de qué manera va a construir su siguiente etapa.

Depende de cada uno, seguir tomando acciones concretas, con las mismas ganas y entusiasmo para ponerse metas en esta nueva etapa y no sólo tener que adaptarse a lo que la sociedad o el mercado, ha preparado para ellos y que hoy resulta anacrónico.

 

Un dato más:

El 70% de los emprendimientos llevados a cabo por mayores de 50 años, tienen éxito, mientras que sólo lo consigue el 1% de aquellos que fueron creados por los sub-40.

 

Es hora de llevar adelante este cambio cultural en la sociedad.

¡Reinventemos la madurez!

¿Te sumas? 

 

 

Close

¿Dónde quieres recibir el ebook?